Medio ambiente

Joyas botánicas de España a punto de desaparecer

Al hablar de especies en peligro de extinción es habitual que se nos venga a la cabeza una imagen del lince ibérico, el oso pardo o cualquier otra especie animal que atraen con facilidad los focos mediáticos por su espectacularidad.

 Pero la realidad es que atendiendo al Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial y al Catálogo Español de Especies Amenazadas existen 112 especies de flora, por las 64 de fauna, en peligro de extinción. En palabras de uno de los autores de la Lista Roja de la Flora Vascular Amenazada de España ‒otro documento de referencia en este campo elaborado en 2008 por expertos de universidades e instituciones científicas como el CSIC‒ “Ningún mamífero o ave español está tan en peligro como las plantas más amenazadas de España”.

En cuanto a la localización de las especies más amenazadas, es frecuente que se encuentren en zonas con un mayor número de endemismos ‒es decir, que sólo se localicen en un punto concreto‒ tales como las Islas Canarias o Andalucía. A continuación hacemos un repaso a algunas de esas joyas verdes que tenemos en nuestro país:

Manzanilla de Sierra Nevada (Artemisia granatensis): Es un planta endémica de Sierra Nevada que sólo crece a más de dos mil metros de altura, sobre esquistos, en canchales, pedregales y roquedos de los pisos oro y crioromediterráneos y de la que se estiman que quedan menos de 2.000 ejemplares, por lo que está catalogada en peligro crítico de extinción.

manzanilla

Silene del Peñón de Ifach (Silene hifacensis): Se trata de una especie endémica, de población muy reducida, exclusiva de Calpe (Alicante) y de Ibiza. Crece en fisuras de acantilados calcáreos costeros, sometidos al efecto de los vientos marinos cargados de humedad.

SILENE

Piña de Mar (Atractylis preauxiana): Como hemos comentado, Canarias tiene un gran número de especies endémicas amenazadas debido a las particularidades de la flora macaronésica. Un ejemplo de ello es la Piña de Mar, un endemismo canario con poblaciones disyuntas, la mayoría con un bajo número de ejemplares. Tiene un hábitat muy amenazado por la expansión urbanística y la construcción de carreteras que aíslan las poblaciones unas de otras.

piña de mar

Drago de Gran Canaria (Dracaena tamaranae): Un tipo de drago que se encuentra solamente en el suroeste de Gran Canaria. Está en declive siendo su población de unos 76 ejemplares, la mayoría inmaduros, localizados en Arguineguín-Tauro y Fataga-Vicentillos. Se ha visto muy afectado por la presión del pastoreo local.

drago

Siempreviva malagueña (Limonium malacitanum): Especie endémica del litoral acantilado de las provincias de Málaga y Granada, desde Torremolinos a Marina del Este o Punta de la Mona. Únicamente se localiza en roquedos y acantilados litorales del piso termomediterráneo inferior. La principal preocupación es la fragmentación y aislamiento de sus poblaciones debido al efecto producido por la construcción de caminos y paseos marítimos pegados a la costa, así como la abrumadora presión urbanística de este sector turístico, unido al efecto del pisoteo y la acumulación de basura.

limonium

Pinsapo (Abies pinsapo): Un testigo viviente de un pasado remoto de la Península Ibérica al que ya le dedicamos un artículo íntegro en este blog. Se trata de un abeto muy exclusivo y endémico, ya que únicamente se encuentra localizado en puntos muy concretos de las sierras andaluzas, con clima de montaña mediterráneo donde abundan las precipitaciones.

pinsapar

Jaramago de Alborán (Diplotaxis siettiana): Esta plantita solamente crece en el islote de Alborán, ubicado entre Almería y Melilla. La realidad es que se cree que ya se ha extinguido en estado silvestre. Su hábitat se ha visto muy influido por la presencia de instalaciones militares en la isla, que unido a la predación de insectos, la nitrificación y la competencia con otras especies han acabado por diezmar su población.

Diplotaxis siettiana_002981_JVR_4_4_800px

Helecho de sosmbra (Diplazium caudatum): Un helecho sumamente frágil, con muy pocos ejemplares de carácter relicto. Es un endemismo macaronésico que además de en las Islas Canarias ‒donde lo podemos encontrar en parques como el de Garajonay o en los Parques Naturales de Majona y Tamadaba, entre otros‒ se ubica en el Parque Natural de los Alcornocales, en la provincia de Cádiz, en valles encajados con grandes niveles de sombra y humedad conocidos como los Canutos, de lo cuáles también hablamos aquí.

helecho

Trébol de cuatro hojas (Marsilea quadrifolia): Acabamos este artículo con una especie para la que ya es demasiado tarde cualquier plan de recuperación en España. El trébol de cuatro hojas es una hierba acuática cuyo hábitat abarca desde el sur de Polonia y el suroeste de Ucrania hasta el norte de Francia y Portugal. En España se conocía en el oeste, entre el Duero y el Miño, y en el este, entre Valencia y Girona, antes de su desaparición.

Este trébol crecía en aguas tranquilas y limpias, a nivel del mar o con escasa elevación, que no sufran grandes oscilaciones del nivel freático, como márgenes de arrozales o deltas de ríos.

Su desaparición en España se debe al cambio en los usos agrícolas, afectando especialmente el incremento en la utilización de herbicidas, y a la eutrofización del medio.

Marsilea_quadrifolia_kz1

 

Deja un comentario. El diccionario no tiene culpa de nada.

Síguenos

Recibe cada nuevo artículo en tu bandeja de entrada.

Únete a otros seguidores: