Urbanismo

Faros de España: las luces del mar

Los faros son torres situadas cerca de la costa y que antiguamente, mediante una señalización luminosa, servían para avisar a los barcos y navegantes de que estaban próximos a la línea litoral, con el fin de que por la noche no chocaran contra los acantilados y zonas escarpadas, siendo la luz de la lámpara del faro utilizada como guía.

Este edificio estaba constituido por varios elementos: la cúpula y la vidriera, que era donde salía la luz que iluminaba a los barcos; el balcón, que servía de plataforma de observación y las estancias propias de la torre como el cuarto de servicio, destinando al mantenimiento del faro; la recámara o lugar de descanso del torrero; la sala de control, donde el empleado hacía funcionar el faro y la casa, lugar donde el torrero hacía su vida doméstica.

Figura 1. Esquema de las partes de un faro.

The InfoVisual.info site uses images to explain objects.

Fuente: http://www.infovisual.info/05/079_es.html

Desde los romanos y los fenicios han existido los faros como elementos de seguridad para los barcos. Algunos de los más antiguos como el de Alejandría, el Coloso de Rodas o la Torre de Hércules han permanecido casi intactos, incluso manteniendo, hasta nuestros días, su función como faro.

Antaño proporcionaban seguridad natural y humana a los navegantes, además de ser la principal referencia para grandes y pequeñas embarcaciones.

Figura 2. Mapa de la red de faros marítimos de España en 1847.

 plan-general-para-el-alumbrado-marc3adtimo-de-las-costa-ok

Fuente: Plan General para el alumbrado marítimo de las costas y puertos de España (1847)

Sin embargo, en la actualidad, la mayor parte de ellos han perdido su funcionalidad, pues la aparición de las nuevas tecnologías de la navegación y de la comunicación ha hecho que el papel de estas torres marítimas haya quedado relegado a un papel secundario, casi como testigos de un tiempo pasado, convirtiéndose en joyas de nuestro patrimonio histórico. Aun así, muchos de ellos, no son solo un legado histórico sino que siguen actuando como señales marítimas y como plataformas para el uso de las nuevas tecnologías que ayuden a mejorar la navegación por mar.

Toda la costa de España está bañada por estas lucecitas, ubicadas en tierra firme, cabos o salientes del mar. Según la Comisión de Faros, existen un total de 187 faros (ver figura 3) que se reparten por nuestros más de 7.800 kilómetros de costas, que dependen de las diferentes Autoridades Portuarias, órganos responsables de su conservación y del mantenimiento del servicio.

Figura 3. Mapa de los faros de España.

 Faros de España

Fuente: http://www.puertos.es/

Todavía unos 50 o 60 faros siguen habitados (Cabo de Peñas en Asturias, Mesa de Roldán en Almería, Matxitxako en Vizcaya, etc.), pero al desaparecer la profesión, y el uso residencial de los faros, estos edificios se han quedado totalmente vacíos.

Si queréis adentraros en la vida de los torreros y de estos edificios, os recomiendo que visualicéis el documental llamado “Luz de mar”,  un acercamiento a la vida de este oficio, ya prácticamente desaparecido.

Aunque ya no iluminen el mar, se mantienen con otros usos. Según la web de Puertos del Estado, los usos que se le da actualmente a los faros son de lo más variopinto: centros de interpretación, de arte, lugar de conferencias, centros cultural, restaurantes, hoteles, cafeterías, observatorios, estaciones radioeléctricas, lugar de telefonía y comunicaciones, laboratorio, tiendas de  productos artesanales o acuarios, entre otros muchos.

El Gobierno Central, con tal de reducir el déficit público de las administraciones y en su afán de privatizarlo todo, se ha propuesto la idea de vender al mejor postor el patrimonio público de todos, poniendo el cartel de “Se vende” a todos los faros que gestiona el estado, permitiendo que el uso de ellos sea otro y ya no puedan ser disfrutados por todos los públicos, pues si se venden, la mayoría pasarán a tener fines lucrativos como hoteles, casas de lujo o restaurantes.

Puertos del Estado quiere convertir el patrimonio público en un lugar para el alcance de unos pocos, dando concesiones, privatizando la gestión de estos espacios y reconvirtiéndolos en hoteles y restaurantes, que solo se podrán permitir los más onerosos  y pudientes bolsillos.

Ya existen algunos faros en España con estos usos como el de Formentor (Islas Baleares), que alberga un restaurante, pero esto no debería de convertirse en un proceso generalizado, pues los faros son los edificios más románticos de nuestro paisaje costero, lugares de peregrinación y meditación marinera, cuya luz ha guiado el rumbo de miles de barcos a lo largo y ancho de los mares. Hace tiempo que dejaron de ser la referencia para los navegantes en sus desplazamientos por mar, pero ojalá que estas luces nunca se apaguen.

Imagen de portada: Faro de Avilés (Asturias). AutorRamón Noriega

Fuentes y bibliografía

http://blogs.elpais.com/paco-nadal/2012/10/diez-faros-espectaculares-.html

http://www.abc.es/viajar/20131203/abci-faros-hoteles-201312031235.html

http://www.librodefaros.com 

http://www.rtve.es/alacarta/videos/ciencia-y-tecnologia-en-rtvees/faros-espanoles-se-reinventan/737173/

http://www.puertos.es/sites/default/files/pdfs/1022602127539.pdf

http://revista.consumer.es/web/es/20090201/actualidad/informe1/74522.php

http://www.rtve.es/noticias/20131203/faros-podran-convertirse-hoteles-concesion-administrativa/809443.shtml

Un comentario

Deja un comentario. El diccionario no tiene culpa de nada.

Síguenos

Recibe cada nuevo artículo en tu bandeja de entrada.

Únete a otros seguidores: