Política

Rediseñando el Congreso

Hace bastante tiempo que se habla de reformar la actual ley electoral, sobre todo por parte de los partidos “minoritarios” ya que estos se encuentran en ciertos casos infrarrepresentados y la proporción votos-reparto de los sillones del congreso brilla bastante por su ausencia. La ley vigente, con la que se dibuja el hemiciclo, se basa, principalmente, en tres puntos: circunscripción provincial, Ley D’Hont y mínimo del 3% de los votos para entrar en el congreso.

Normalmente, se le achacan todos los males a D’Hont, sin embargo, como veremos al comparar los dos últimos casos, es más culpable la circunscripción provincial de esta baja proporcionalidad, ya que –salvo en contadas excepciones de provincias bastante pobladas- a los partidos más pequeños o con menor número de votantes les es imposible alcanzar el mínimo necesario, lo que provoca que esos votos se pierdan, algo que no ocurriría con una sola circunscripción.

Por ello, hemos decidido intentar ver cómo quedaría el congreso actual, que salió de las urnas en 2011, con los sistemas electorales de otros países o con otros que podrían ser más proporcionales. Probablemente, a tenor de las encuestas que hoy pueblan diarios y webs, esta votación será muy distinta a la que pudiera producirse hoy en día. Sin embargo, es la última de la que tenemos todos los datos para poder compararlos.

El congreso según la ley británica o millones de votos a la basura.

En el Reino Unido, la Ley prevé la división del estado en tantas circunscripciones electorales como número de diputados existan (en  el caso español 350). En cada circunscripción se elegirá a un representante, el que más votos obtenga. Por lo tanto, el resto de las papeletas no servirán para nada.

Aunque, probablemente, sería necesario aumentar el número de diputados para llevar a cabo esta Ley (en Gran Bretaña son 646 parlamentarios) y el voto quizás cambiaría algo ya que se votaría algo más a la persona y algo menos al partido, hemos dividido España en 350 circunscripciones con un número bastante similar de electores (alrededor de 130.000 habitantes). Asimismo, en grandes ciudades en los que los datos no están divididos por distritos (Zaragoza o Málaga, por ejemplo), a falta de datos, ha habido que incrementar el número de diputados que se dan en esa circunscripción –Valencia, aunque sí que está dividida, la hemos agrupado en tan sólo una, para reducir la complejidad, ya que en todos los casos ganaba el PP-.

resized_diputados_uk

Imagen 1: Reparto de diputados por circunscripción, atendiendo a la Ley británica.

En función del resultado electoral de Noviembre de 2011, el reparto de escaños por partido político más votado en cada circunscripción quedaría de la siguiente forma:

resized_elecciones_UK

Imagen 2: Reparto de escaños por circunscripción, atendiendo a la Ley británica.

El congreso quedaría conformado por las siguientes fuerzas y con la siguiente representación:

resized_congreso_UK
Imagen 3: Reparto de escaños, atendiendo a la Ley británica.

 

PartidoResultadoActualidadDiferencia
PP266186+80
PSOE+PSC43110-67
CiU2816+12
IU011-11
AMAIUR57-2
UPyD05-5
EAJ-PNV05-5
ERC03-3
BNG02-2
CC02-2
Compromis-Q01-1
FAC01-1
GBAI01-1

Se dice que la ventaja de este sistema electoral es que la gente tendrá más contacto con los diputados, los conocerá y podrá tratar más con ellos. Sin embargo, tiene graves desventajas como podemos ver en el gráfico: una reducción muy importante de la representatividad parlamentaria –mayor bipartidismo o, en este caso, monopartidismo-, tan sólo los más votados serán los que entren y millones de votos tirados a la basura, ya que no contarán para nada. Por ejemplo, el tercer partido a nivel estatal -IU- no entraría en la cámara.Es más, para los dos grandes partidos también puede suponer un perjuicio -en estas elecciones sobre todo para el partido socialista-, algo que podemos ver el caso de la provincia de Jaén. En todos los distritos que hemos dividido a la provincia, los votos de diferencia entre PP y PSOE han sido mínimos –salvo en el de la capital-, siempre inferior a 1.000 papeletas, llegándose a una diferencia de tan sólo 7 a favor del Partido Popular en el área en la que están inscritas las ciudades de Úbeda y Baeza. Es decir, prácticamente hubo un empate, lo que supuso que más de la mitad de los votos no servirían para nada.

El congreso según la ley italiana o -casi- el sueño de UPyD

La ley electoral italiana es una ley proporcional, es decir, a cada porcentaje de votos le corresponde uno similar de diputados en un distrito único. Sin embargo, debido a los problemas de gobernabilidad que existían -o al menos, eso se adujo-, se ha modificado algo, añadiendo una serie de limitaciones y ventajas para el ganador: tan sólo entrarán los que consigan, como mínimo, el 4% de los votos –por lo que los nacionalistas, salvo CiU, no entrarían- y el ganador conseguirá, al menos, el 55% de los diputados, con lo que, en cualquier caso, se segura la mayoría absoluta. Siguiendo este sistema obtendríamos este reparto de escaños:

 

resized_elecciones_italia

Imagen 4: Reparto de escaños, atendiendo a la Ley italiana.

Donde al PP, aunque no llega a ese número de diputados, como se le premia al ser el partido más votado, conseguiría aumentar su mayoría absoluta:

PartidoResultadoActualidadDiferencia
PP193186+7
PSOE+PSC101110-9
CiU1516-1
IU2411+13
AMAIUR07-7
UPyD175+12
EAJ-PNV05-5
ERC03-3
BNG02-2
CC02-2
Compromis-Q01-1
FAC01-1
GBAI01-1

El congreso según la ley estadounidense o la quintaesencia del monopartidismo

El sistema norteamericano es ámpliamente conocido. Cada vez que hay elecciones en ese conjunto de estados nos lo explican una y mil veces: Los votantes de cada estado eligen a sus representantes que, posteriormente, son los que determinan al presidente.

Que un estado tenga un mayor o menor número de estos electores depende de una compleja fórmula, pero que, básicamente está basada en el peso poblacional o de electores. Para asemejarlo, supondremos que cada comunidad es un estado y que cada representante electo es un diputado, por lo que obtendríamos el siguiente reparto:

ComunidadVotantesPorcentajeRepresentantes
Andalucía4.394.47617,81%62
Aragón720.7292,93%10
Canarias944.3163,84%13
Cantabria353.8751,60%5
Castilla – La Mancha1.189.0204,83%17
Castilla y León1.537.5586,25%22
Cataluña3.510.36614,28%50
Ceuta32.2450,001%0,5
Melilla26.9670,001%0,5
Madrid3.396.47113,81%48
Navarra335.6121,36%5
Valencia2.635.44910,72%38
Extremadura671.1672,73%10
Galicia1.656.0496,73%24
Illes Balears444.9011,81%6
La Rioja175.6440,71%3
País Vasco1.191.9674,85%17
Asturias633.5152,58%9
Murcia740.2303,00%10

y el siguiente mapa electoral:

resized_eleccinoes_USA

Imagen 5: Reparto de escaños por circunscripción, atendiendo a la Ley estadounidense.

Y el consiguiente reparto:

resized_congreso_USA

Imagen 6: Reparto de escaños, atendiendo a la Ley estadounidense.

Si en el caso británico se perdía representatividad, en este caso la pérdida es casi total, con un arco totalmente de derechas de uno u otro nacionalismo. El PSOE desaparecería del ámbito parlamentario y el PP obtendría todo el poder. El bipartidismo que “asola” Estados Unidos aquí en España casi se convertiría en monopartidismo.

El congreso según la ley electoral española… en las elecciones europeas.

Hay unas elecciones en España donde existe un distrito electoral único y donde, además, no hay un porcentaje mínimo de votos necesarios para entrar en el parlamento. El único problema es que se eligen a pocos diputados… son las elecciones europeas.

¿Cómo quedaría el congreso si siguiésemos estas directivas? ¿Cómo quedaría si en vez de elegir a 50 se eligiesen a 350 diputados? El único problema que se podría encontrar es que se utiliza la Ley D’Hont pero, como veremos, tampoco cambia mucho el resultado:

resized_congreso_europeas

Imagen 7: Reparto de escaños, atendiendo a las elecciones europeas.

El resultado sería bastante proporcional en función de los porcentajes de los votos. El PP no obtendría mayoría absoluta (44,62% de los votos y 47% de los diputados) y entrarían algunos partidos políticos más como Equo (más de 200.000 votos) o Escaños en Blanco.

PartidoResultadoActualidadDiferencia
PP164186-22
PSOE+PSC105110-5
CiU1516-1
IU2511+14
AMAIUR57-2
UPyD175+12
EAJ-PNV45-1
ERC330
BNG220
CC220
Compromis-Q110
FAC110
GBAI01-1
EQUO30+3
PACMA10+1
Escaños en Blanco10+1
PA10+1

Los grandes perjudicados serían el PSOE y, sobre todo, el PP, mientras que los que principalmente se beneficiarían serían IU o UPyD, así como los nuevos que entrarían.

¿Y un sistema electoral totalmente proporcional, sin Ley D’Hont ni porcentaje mínimo y circunscripción única?

Pues sería algo mucho más representativo, aunque también existirían muchos votos que se perderían en el camino, ya que seguirían existiendo partidos que no alcanzaría el mínimo necesario para entrar en el congreso. En este caso volverían a entrar más partidos aún, que no lo harían si se utilizase la Ley D’Hont y bajarían algo más los diputados de PP y PSOE.

resized_congreso_sin

Imagen 8: Reparto de escaños proporcional.
PartidoResultadoActualidadDiferencia
PP160186-26
PSOE+PSC103110-7
CiU1516-1
IU2511+14
AMAIUR57-2
UPyD175+12
EAJ-PNV550
ERC43+1
BNG32+1
CC220
Compromis-Q210
FAC110
GBAI01-1
EQUO30+3
PACMA10+1
Escaños en Blanco10+1
PA10+1
PxC10+1
PRC10+1

Los que se oponen a ésta u otras modificaciones dicen que, en este caso, sería muy difícil la gobernación del estado. Viendo este gráfico, tampoco parece mucho, ¿no? Aunque también es cierto que el porcentaje que consiguió el primer partido del arco parlamentario actual quizás, o en bastante tiempo, no se vuelvan a conseguir.

 

 

 

2 de comentarios

Deja un comentario. El diccionario no tiene culpa de nada.

Síguenos

Recibe cada nuevo artículo en tu bandeja de entrada.

Únete a otros seguidores: