Medio ambiente

De la Antártida al Gobi

Dunas, rocas, calor y poca agua, muy poca agua. Es la idea que tenemos de los desiertos, una superficie que ocupa más de 50 millones de kilómetros cuadrados del planeta, lo que representa que es el bioma más extenso de la Tierra.

En suma, un tercio de las tierras emergidas son desiertos… y avanzando. La desertización y/o la desertificación, proceso natural o antrópico respectivamente, hacen que las áreas con esta vegetación tan escasa sean cada vez mayores.

Hay que indicar, no obstante, que ciertas de estas regiones bien manejadas y con agua son muy fértiles. Una de las principales características de los desiertos es que sobre ellos precipita no mucha agua (menos de 200 mm, más o menos), por lo que si se incrementa esta cantidad el principal factor limitante que existe se anula o reduce de gran manera.

No obstante, también es cierto que -usando este método- con el paso de los años (siglos incluso) pueden sufrir una serie de problemas, tales como la salinidad del suelo ya que, aunque la irrigación se haga con agua dulce, la poca sal que exista en ella se irá acumulando poco a poco, dificultando este. Es lo que ha pasado, por ejemplo, en Mesopotamia, aunque ellos comenzaron la irrigación hace algo más de 5.000 años con lo que, por ahora, podemos estar tranquilos.

Desiertos.Pincha en el mapa para verlo completo

Regiones polares

No es la típica imagen que tenemos del desierto, no es como el Sahara o el Gobi. Sin embargo, estas zonas son desiertos y ocupan más de 90 millones de kilómetros cuadrados. En ellos, al año, no llueve más de 100 o 200 litros, que precipitan siempre en estado sólido lo que, junto a la temperatura que se da, impide que se desarrollen sobre ellos vegetales medianamente grandes (no más allá de ciertas hierbas que se dan en los bordes de estas zonas).

Como curiosidad se puede decir que, aunque falta arena, sí que hay dunas, de nieve, son los llamados sastrugis.

SastrugiSastrugi.
Fuente: bookdrum.com

América

No son pocos los desiertos ubicados sobre tierras americanas. Desde las zonas que se incluyen dentro de los desiertos polares de Canadá al de Atacama o el de las enormes dunas de La Guajira en Colombia. Para ir viéndolos, vamos a dividir el continente en dos partes.

Norte y Centroamérica

N_América

Dejando a un lado el desierto Ártico, del que ya hemos hablado, en Norteamérica existen cinco grandes áreas desérticas sumando los de invierno frío y los subtropicales.

Subtropicales

Son la gran mayoría de los que se ubican en esta zona y, junto a los Polares, los que ocupan más superficie en todo el mundo, no obstante el Sahara o el Arábigo son de este tipo. Se producen por la falta de precipitaciones ya que están bajo zonas de altas presiones, es decir, bajo un anticiclón casi perpetuo.

Centrándonos en esta región, y aunque se produzcan por condiciones casi similares, pueden existir grandes diferencias entre unos y otros. El de Sonora, por ejemplo, tiene grandes cactus y árboles como vegetación, mientras que el de Chihuahua ésta se compone principalmente de pastos y arbustos. En el caso de este último, además, tiene una fauna muy importante y diversa, entre la que destaca el bisonte americano.

sonora

 Desierto de Sonora.
Fuente: balerini.wordpress.com

Sudamérica

S_América

Como podemos observar en el mapa adjunto, existe en esta zona tantos desiertos costeros como fríos (Patagonia), subtropicales e incluso salares, el de Uyuni.

Desiertos costeros

Los desiertos costeros están situados normalmente en las partes occidentales de los continentes, como en este caso, y se producen por la acción de corrientes marinas. Sin embargo, debido a esta situación, puede llegar a ellos cierta humedad, sobre todo en invierno en forma de niebla o bruma.

El de Atacama es uno de ellos y, quizás, de los más conocidos del mundo debido a que es el más seco de todo el planeta -pueden pasar siglos sin que caiga una sola gota de agua-. Esta extrema aridez se produce porque en esta zona se encuentran una corriente oceánica fría, procedente de la Antártida, con otra cálida, del Ecuador. Al unirse se producen lluvias, pero en el océano, no en la tierra.

M2081S-1029La Guajira
Autor: Luis Alejandro Bernal Romero

África

 ¿Un desierto? El Sahara, el más grande del mundo y que ocupa casi todo el norte de este continente. Un desierto que tiene multitud de subdesiertos como el de Teneré, del que ya hablamos y que se ha convertido en un triste escenario por ser uno de los lugares en los que mueren cientos de emigrantes que intentan llegar a Europa; o el de Owami, al norte de Nigeria, donde no sólo hay selva y petróleo.

Los salares

Son lagos superficiales con alto contenido en sales (boratos, cloruros, nitratos,….). Cuando se produce una fuerte evaporación éstas precipitan, generando paisajes que parecen provenientes de otros planetas, terrenos completamente llanos y blanqueados.

La vegetación que se pueden encontrar en ellos es muy escasa, ya que tan sólo pueden vivir ahí plantas que puedan sobrevivir a estas altas concentraciones de sales, las halófilas. Además, se sitúan en zonas donde, por la pendiente o al estar situadas en regiones algo más elevadas, puedan mantenerse, ya que la concentración es menor.

De igual forma, la fauna es muy escasa y debe estar adaptada a ella. Tan sólo en épocas de lluvias, cuando algunas se convierten en lagunas saladas, pueden llegar a ser grandes reservas faunísticas, albergando en el caso africano desde ñus a pelícanos.

Los salares más grandes de África son los de Makgadikgadi, situados en Botsuana, en el borde del desierto del Kalahari. Cuentan con una superficie de 16.000 kilómetros cuadrados y proceden de la desecación del lago Makgadikgadi.

NamibDesierto del Namib.
Fuente: medioambiente.org

Asia

Si en África el desierto por antonomasia es el del Sahara, en Asia es el del Gobi. Situado entre Mongolia y China es el segundo más grande del mundo. Asimismo, dentro de este continente se incluyen el de Arabia, con sus diferentes subdesiertos, o el del Karakum, a la orilla del mar Caspio.

Existe, también, otro pequeño desierto en la costa oeste de la India, el Rann de Kutch, un desierto arcilloso que se convierte en una laguna salobre cuando llueve abundantemente.

Asia

Desiertos fríos

Sin embargo, si en algo destaca este continente es por la presencia de una gran multitud de desiertos fríos, los cuales se diferencian de los Subtropicales en que, durante la época del año más cálida, la temperatura media no es superior a los 10ºC. No obstante, la precipitación sigue siendo muy baja y siempre inferior a los 200 mm.

El más famoso de este tipo, por ser el mayor y como ya hemos comentado, es el de Gobi que, en su extensión, abarca desde estepas a mesetas semidesérticas y grandes cordilleras como la de Tiang Shan. Dentro de él se encuentran otros subdesiertos más pequeños, tal y como se muestra en el mapa.

 dasht-e-lut

Dasht-e-Lut
Fuente: forum.xcitefun.net

Oceanía

En el caso de este continente, todos los desiertos se ubican dentro de la inmensidad de la isla australiana. Divididos en multitud de áreas más pequeñas, aproximadamente todo el centro y oeste de la ínsula está ocupado por estos ecosistemas, formando gran parte de lo que se conoce como “Outback” o, popularmente, “Never never”.

De forma resumida son desiertos subtropicales que tienen una imagen ciertamente representativa, el Uluru, esa mole de arenisca que se eleva sobre la planicie del país del canguro.

130402_MONTE ULURU_001Uluru
Fuente: alamodaconana.blogspot.com

Europa

Si hay un continente donde estos desiertos escasean es, por suerte, Europa. Salvo las grandes áreas polares del norte, lo cierto es que tan sólo pequeñas regiones pueden considerarse como desérticas o subdesérticas en el antiguo continente.

Europa

De hecho, el mayor se encuentra entre Europa y Asia, estando casi en su totalidad en el continente amarillo, es el del Ryn, a orillas del mar Caspio, en Kazajistán. En la parte oriental europea, también hay otras pequeñas zonas considerados desiertos, aunque son, sobre todo, grandes arenales, como el de Oleshky o el Sahara Olteniano, llamado así por estar en la región de Oltenia, en Rumanía.

En Italia, existe una pequeña área a la que llaman desértica, el de Accona, que está situada en Siena, en el muncipio de Asciano. En ella, debido a las precipitaciones que son inferiores a los 600 mm y a las condiciones edáficas, el cultivo es bastante difícil, incluso el del olivo, una planta que lo soporta casi todo. Aun así, vistas las imágenes de la zona, no se diferencia mucho de gran parte de la meseta castellana.

800px-Deserto_di_Accona-1Desierto de Accona
Fuente: Wiki italian.

Aun así, el país con mayor cantidad de zonas desérticas o subdesérticas es España. Probablemente, debido a que somos la puerta del Sahara al continente o al mal manejo de los suelos que hacemos. En suma tenemos tres grandes áreas que llaman la atención.

España

España

 

Bárdenas reales

Es una comarca subdesértica situada en Navarra. La erosión provocada por el tipo de suelo (arenoso), la concentración de las lluvias en determinados momentos del año y el viento del cierzo, han provocado que la vegetación sea muy exígua y que sea casi imposible cultivar en ella.

Es Parque Natural y Reserva de la Biosfera.

tarde-de-agosto-en-las-bardenas-reales

Fuente: http://fotos.larioja.com/

 Monegros

Los Monegros aparecían en un anuncio contra el Trasvase del Ebro donde se añadía un rótulo en el que se explicaba que zonas de Aragón seguían esperando inversión y también es famoso, en parte, por el proyecto Gran Scala, un macroproyecto de juego que se quedó en nada, tal y como le ha pasado a Eurovegas.

Situado en el centro de Aragón, es una estepa propia de la zona más oriental de Europa. Es, por ello, por ser algo único en España y casi en Europa que se pide su protección, algo a lo que no han accedido los distintos gobiernos aragoneses. Probablemente, porque es una zona estratégica de la región ya que por ella se produce la conexión entre Aragón y Cataluña.

moneg3-5

Fuente: http://fotos.larioja.com/

 Tabernas

Si no contamos la pequeña parte del Ryn que se encuentra en Europa, éste sería el único desierto de España y del continente en conjunto.

Suelos formados por areniscas, lluvias escasas (unos 240 mm) y torrenciales y vegetación tan exigua que no permite retener ningún tipo de humedad, son los responsables de construir este paisaje de badlands tan reconocible, sobre todo por la cantidad de películas que se han rodado en él.

Asimismo, la presencia de grandes montañas al norte y oeste, la Sierra de los Filabres, parte de las Cordilleras Béticas, y al sur -Sierra de Alhamilla- hace que no lleguen al área corrientes húmedas procedente del Mediterráneo, lo que reduce aún más la humedad.

Está protegido como Paraje Natural.

???????????????????????????????Fuente: http://diariorural.com
 
Imagen destacada: Salar de Uyuni. Fuente: wallsave.com

Deja un comentario. El diccionario no tiene culpa de nada.

Síguenos

Recibe cada nuevo artículo en tu bandeja de entrada.

Únete a otros seguidores: