Sociedad

América Latina vs Unión Europa: una comparativa a partir del IDH

La Unión Europea presume de ser el bloque económico más potente del mundo junto con los Estados Unidos. Sin embargo, en los últimos años, el estado de bienestar europeo se ha visto reducido hasta la mínima expresión a consecuencia de las políticas de austeridad promulgadas por el Fondo Monetario Internacional, la Comisión Europea y el Banco Central Europeo, la Tríada conocida como la Troika, una alianza de entes financieros que se ha convertido en el principal enemigo de todos los países de Europa, pues impone la política financiera de dichos países, anunciando, todos los años, recortes, reducción del gasto público y la subida de impuestos.

Por el contrario, América Latina se ha convertido en una de las regiones con un mayor crecimiento, no solo económico, sino también social, pues ha visto acrecentar los principales indicadores de desarrollo socioeconómico. Mientras los años 90 fueron una década perdida para América Latina, fruto de las políticas neoliberales impuestas por los Estados Unidos; los años más recientes han convertido al continente latinoamericano en una de las regiones con mayor prosperidad, consiguiendo condiciones de vida más igualitarias.

No obstante, el Viejo Continente es la zona del mundo a la que todos los países quieren parecerse, emulando su sistema democrático y la igualdad social para sus ciudadanos.

Pero, ¿existen grandes diferencias entre ambos bloques?, ¿cómo podríamos comparar el progreso acaecido entre las dos regiones? Aunque lo más fácil sería establecer diferencias a partir de indicadores macroeconómicos como el PIB, vamos a establecer diferencias con un indicador más “social”: el Índice de Desarrollo Humano (IDH).

¿Qué es y cómo se calcula el IDH?

El Índice de Desarrollo Humano surge de la idea del economista Mahbud ul Haq de clasificar los países a partir de variables que no fueron las utilizadas tradicionalmente en economía o educación, midiendo el desarrollo humano, es decir, el proceso por el cual una sociedad mejora sus condiciones humanas a partir del incremento de los bienes y recursos con los que puede satisfacer sus necesidades básicas.

Este indicador social se calcula a partir de tres parámetros: salud (esperanza de vida al nacer), educación ( tasa de alfabetización de adultos y la tasa bruta combinada de matriculación en educación primaria, secundaria y superior, así como los años de duración de la educación obligatoria) y riqueza (PIB per cápita PPA en dólares), siendo un indicador del desarrollo humano y que fue elaborado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) para un total de 187 países.

Figura 1. Mapa mundial que muestra el índice de desarrollo humano de 2010 y la evolución entre los años 1990 y 2010.

Mapa mundial que muestra el IDH de 2010 y la evolución entre los años 1990 y 2010.

Entre 1990 y el año 2010, la mayor evolución del IDH se produce en los países del norte de África y en el Sudeste Asiático. En Europa se notó poco la evolución, mientras que en América Latina fue algo más notable, especialmente en países como México, Perú o Colombia. El mayor retroceso se produjo en los países del centro y sur de África (ver fig. 1).

Los países que tenían un IDH más alto, en el año 2010, eran Noruega, Australia, Estados Unidos y Nueva Zelanda. Europa mantenía un nivel muy alto de IDH y América Latina un valor medio, aunque superaba a otras regiones como África Subsahariana, Norte de África, Mundo Árabe, Sudeste asiático o países como India o China.

En el informe sobre el IDH más reciente, del año 2013, se observa que el IDH más alto sigue siendo el de Noruega (0.943) y el más bajo el de la República Democrática del Congo con un valor de 0,286.

América Latina y la evolución de su Índice de Desarrollo Humano

América Latina ha experimentado un crecimiento alcista y continuo de su índice de desarrollo humano desde los años 80. La media del IDH de esta región en los años 80 era de 0.556 (medio), mientras que en el año 2013 la media era de 0.698, habiendo aumentado considerablemente, especialmente en países como Brasil, con un crecimiento de 0.522 en 1980 a 0.731 en 2013.

Figura 2. Tabla comparativa del IDH de América Latina de 1980 y 2013.

Tabla comparativa del IDH de América Latina de 1980 y 2013.

Fuente: Elaboración propia a partir del Informe sobre Desarrollo Humano de 2013.

Ninguno de los países de este continente ha descendido, aunque en comparación con la Unión Europea, presenta una mayor fluctuación entre los diferentes países que integran el continente: el IDH mayor es el de Chile (0.819), seguido de Argentina (0.811) y el país con un IDH menor es Haití (0.456).

Actualmente, del total de los 25 países analizados del bloque latinoamericano, 2 de ellos tienen un IDH muy alto (Chile y Argentina); otros 11, alto; 10, medio, y 1, bajo.

Figura 3. Mapa del IDH de América Latina de 1980 y 2013.

Mapa del IDH de América Latina de 1980 y 2013.Fuente: Elaboración propia a partir del Informe sobre Desarrollo Humano de 2013.

La Unión Europea y la evolución de su Índice de Desarrollo Humano

La evolución del desarrollo humano de la Unión Europea también ha sido continua, teniendo ya en los años 80 un IDH alto (0.730) y muy alto (0.862) en la actualidad. Se nota en las estadísticas que el desarrollo humano de los países de la Unión Europea ha ido en aumento según se han ido integrando en el bloque económico.

Figura 4. Tabla comparativa del IDH de la Unión Europea de 1980 y 2013.

Tabla comparativa del IDH de la Unión Europea de 1980 y 2013.

Fuente: Elaboración propia a partir del Informe sobre Desarrollo Humano de 2013.

Todos los países han visto mejorar este indicador. Además, se nota una gran homogeneidad en toda la Unión Europa, ya que de los 28 países, 26 de ellos tienen un IDH muy alto y solo 2 de ellos un IDH alto (Bulgaria y Rumania). El país con un IDH mayor es Alemania  (0.920) y el que menos es Bulgaria (0.782).

Sin embargo, su crecimiento actual no ha sido tan excesivo como el de América Latina. Si observamos los datos de la última década en muchos países apenas se han experimentado cambios y en algunos se ha reducido entre 2011 y 2013 (Portugal, Grecia, Chipre…).

Figura 5. Mapa del IDH de la Unión Europea de 1980 y 2013.

Mapa del IDH de la Unión Europea de 1980 y 2013.

Fuente: Elaboración propia a partir del Informe sobre Desarrollo Humano de 2013.

El futuro: Una Europa estancada y una América Latina en alza

Aunque el Informe sobre Desarrollo Humano del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo muestra claramente que el IDH es más alto en la Unión Europea y que existe una mayor homogeneidad entre los estados que lo componen,  también es cierto, que América Latina está creciendo a un ritmo muy alto en los últimos años, aunque a mucha distancia del IDH medio de la Unión Europea y de equidad interestatal.

No obstante, me atrevo a vaticinar, que las medidas de austeridad implantadas en los países europeos supondrán en años próximos, un estancamiento del crecimiento del IDH, especialmente en países como Grecia, España o Portugal, pues desde 2012, después de años de crecimiento, estos países ocupan las primeras posiciones en desigualdad social de la UE. Además, España es por primera vez el país con una mayor distancia entre rentas altas y bajas y ya están viendo reducir indicadores como el IDH.

Con el descenso o estancamiento de este indicador, que reduce la desigualdad y hace posible un crecimiento equitativo, la pobreza seguirá aumentando.

Asimismo, se prevé que el continente latinoamericano alcance una mayor homogeneidad entre sus estados, y que lleguen a un IDH alto para la región. Países como Brasil, Ecuador o Venezuela verán aumentado su desarrollo humano de manera creciente.

En definitiva, veremos una Europa estancada y una América Latina en alza, con un rápido ascenso en todos sus indicadores de salud, educación y económicos.

¿Será la década perdida para Europa, como lo fue la década de los 90 para América Latina? Existen claras diferencias entre ambos bloques, que ya hemos comentado anteriormente, pero también ciertas semejanzas: las políticas neoliberales aplicadas en América Latina ralentizaron la igualdad y la equidad social. Lo mismo que hoy ocurre en la Europa de la austeridad y las ruinosas políticas neoliberales impuestas por la Troika. Estaremos atentos a los nuevos informes sobre el desarrollo humano para ver si se cumple esta hipótesis.

Fuentes:

  • Artículo sobre los datos “sorprendentes del desarrollo humano” de Marc Vandepitte para Rebelión.org:

http://www.rebelion.org/docs/169376.pdf

  • Informe sobre Desarrollo Humano 2013:

http://hdr.undp.org/es/content/informe-sobre-desarrollo-humano-2013

  • Informe sobre Desarrollo Humano 1990:

http://www.centrodesarrollohumano.org/pmb/opac_css/doc_num.php?explnum_id=807

http://www.un.org/apps/news/story.asp?NewsID=44372#.UxcTSz95N5I

http://cartographie.sciences-po.fr/fr/ndice-de-desarrollo-humano-idh-2010

http://es.wikipedia.org/wiki/Indicador_de_Desarrollo_Humano

http://hdr.undp.org/es/countries

 

3 de comentarios

Deja un comentario. El diccionario no tiene culpa de nada.

Síguenos

Recibe cada nuevo artículo en tu bandeja de entrada.

Únete a otros seguidores: