Defensa animal

Abriendo puertas a las especies invasoras

  • Especies exóticas han llevado a algunas autóctonas al borde de la extinción.
  • La presión de ciertos lobbies parece estar detrás de este cambio normativo.
  • Es considerada la segunda amenaza frente a la biodiversidad, sólo por detrás de la sobreexplotación de especies.

Durante el mes de febrero se conmemora en todo el mundo el Día Internacional de los Humedales. Para celebrarlo, pude visitar el Paraje Natural de Laguna Grande, en Baeza (Jaén), una laguna con amplios valores ecológicos.

Sin embargo, aun siendo un área protegida, se observa la presencia de unos árboles que no tienen la típica morfología de las especies mediterráneas. Se trata de la acacia de tres espinas (Gleditsia triacanthos) que, proveniente de Norteamérica, se ha adaptado muy bien a estas condiciones y está desplazando a los árboles y arbustos autóctonos, poniéndoselo bastante difícil a estos y reduciendo, por ello, la biodiversidad.

Hasta ahora, ésta y otras plantas y animales eran consideradas como invasoras o, al menos, con potencial para llegar a serlo. Sin embargo, en el nuevo borrador de la ley que prepara el Ministerio de Medio Ambiente, desaparecen más de doscientas taxones exóticos (quedándose tan sólo unos cuarenta) con respecto al reglamento hoy en día vigente. Si éste se confirma, volverá a ser posible la comercialización, introducción o producción de plantas y animales que compitan con las propias de nuestros ecosistemas. Un auténtico riesgo.

Exótico es bueno… a veces

Realmente, introducir una nueva especie en un otro ecosistema no debería suponer ningún problema, ya que aumenta la diversidad de la zona, incrementa su complejidad y, si todo va bien, puede hacerlo más fuerte. Por ejemplo, el camaleón (Chamaeleo chamaeleon) fue insertado por los romanos en el siglo I, como muy tarde, en la costa andaluza. Hoy en día, esta especie está totalmente naturalizada, incluso se ha convertido en uno de los símbolos de la región y está protegida para su conservación. No ha supuesto ningún peligro, se ha adaptado totalmente y forma parte, como cualquier otra, del hábitat costero.

El problema se produce cuando afecta a otras especies, como lo hace la acacia de tres espinas o lo puede hacer, incluso, el almendro (Prunus dulcis) en Canarias, ya que disminuye el hábitat en el que se desarrollan la flora, fauna, algas u hongos propios y compiten con ellos por los escasos recursos que existen.

Lo podemos ver con otro ejemplo. En el Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas (Jaén), una epidemia de sarna casi acabó con la población de cabra montesa (Capra pirenaica) a comienzos de los años 90 del siglo pasado. Por una parte, se habló de que la introducción de muflón (Ovis orientalis musimon) y gamo(Dama dama) para ser cazados, podría haber traído esta enfermedad, aunque no está claro. Sin embargo, aunque no sea así, lo que sí es cierto es que la reducción de los recursos por la competencia de estos nuevos habitantes complicó mucho su recuperación, hasta llegar a tal punto que casi se extinguió esta especie autóctona y endémica de la Península Ibérica (quedó tan sólo el 3% de la población de cabra hispánica en el Parque).

“Retocando” la ley…

Desde 1989, se ha introducido este problema en la legislación española a través de diferentes leyes. Sin embargo, no fue hasta 2011 cuando se llevó a cabo una regulación específica para tratar este problema, una de las últimas leyes del Gobierno de Rodríguez Zapatero, en la que se prohibían diferentes actuaciones que podrían afectar a las especies autóctonas o se indicaba cómo proceder frente a las que ya estaban actuando.

La ley era la trasposición de la Directiva Europea y se realizó desde la óptica más natural: siempre será más fácil prever los problemas que, posteriormente, hacerles frente. Las especies que incluía se dividieron en dos grandes anexos, el primero, el catálogo español de especies exóticas invasoras y el segundo, el listado de especies exóticas con potencial invasor.

Con el cambio normativo que está preparando el Gobierno actual, se elimina el segundo anexo, haciendo que para estos taxones con potencial invasor no sea necesario adoptar medidas para su control o erradicación y dificultando la posibilidad de aumentar el catálogo de especies exóticas.

…para satisfacer intereses particulares

Básicamente, esta modificación se hace por deseo de diferentes lobbies, entre otros los de cazadores y pescadores. La caza es una actividad que dinamiza mucho el medio rural, deja enormes cantidades de dinero y crea algunos puestos de trabajo. La introducción de especies de otras regiones, hace que se puedan conseguir otra serie de trofeos de caza o pesca mejores, más grandes o, al menos, diferentes, pero haciendo peligrar los autóctonos.

Además, al reducir el número de especies, se permite el comercio y la producción de animales y plantas que anteriormente estaban controladas o prohibidas. Por ejemplo, si se termina aprobando el borrador, se podría autorizar establecer granjas de visón americano (Mustela vison) en provincias limítrofes a las que habita el europeo (Mustela lutreola) –autóctono-, ya que las autonomías tendrán la principal responsabilidad a la hora de decidir qué especies son declaradas invasoras y cuáles no. En caso de que estos u otros animales y plantas se escapen por accidente o sean liberados deliberadamente, no está claro que un límite administrativo sea suficiente para frenarles.

La introducción de especies exóticas es la segunda amenaza para la biodiversidad según la ONU, tan sólo por detrás de la sobreexplotación de recursos. Introducir especies alóctonas a las propias de los ecosistemas, aunque tan sólo sea llevando el galápago de Florida que nos compramos en la pajarería a una laguna cercana para darle libertad o bien soltando grandes animales para que haya mayor número de piezas de caza, pone en peligro a muchos individuos de nuestros ecosistemas. La reducción del número de especies que serán controladas o prohibidas, por las razones que les hayan llevado a ello, amenazan a gran parte de la biodiversidad que hoy en día disfrutamos y que también, que no se nos olvide, explotamos.

Imagen destacada: gerenaviva.blogspot.com

Artículo publicado en ZoomNews:

http://www.zoomnews.es/44650/actualidad/pensando-territorio/borrador-presentado-vuelve-autorizar-entrada-gran-numero-especi

Deja un comentario. El diccionario no tiene culpa de nada.

Síguenos

Recibe cada nuevo artículo en tu bandeja de entrada.

Únete a otros seguidores: