Política

A vueltas con el Impuesto de Sucesiones

Quizás esta entrada se aleje algo de la temática que tiene la web, pero probablemente sea interesante.

En los últimos días están apareciendo en los muros de Facebook muchas publicaciones en referencia al Impuesto de Sucesiones en Andalucía. Que si Susana Díaz se queda con todo nuestro dinero, que si en Madrid no se paga… Lo cierto es que la campaña que, primero, los naranjas y ahora los azules están haciendo es digna de estudio.

Nos movemos al ritmo del eslogan y eso es algo que saben. Frases cortas, conceptos vacuos y vídeos de imágenes en las que se superponen cuatro ideas. Y no nos molestamos ni siquiera en contrastar.

Casi 130 000 personas han firmado un Change para que se elimine en esta Comunidad. Un Change que no suele servir para nada, claro, pero que ahí está. En él se indica que, para una herencia valorada en 500 000 euros, un andaluz pagaría más de 100 000. Bien, veamos.

Con la última modificación de la Ley, los primeros 250 000 –por heredero- están exentos, por lo que si la herencia es de menos de esa cantidad, no se pagaría nada. A eso hay que sumar que también lo estarían tanto la vivienda habitual como las explotaciones agrícolas. De este modo, este señor tendría que pagar por una herencia de 500 000 euros (más vivienda habitual más explotaciones, en caso de que las tuviera) 50 000. Nada de los 100 000 que se indica y, por supuesto, es difícil que estuviese obligado a renunciar a ella para quedarse con la casa de sus padres.

En mi caso, somos cuatro hermanos. La herencia, por tanto, para que debiésemos pagar, sería de más de 1 000 000 de euros (más primera vivienda, más explotaciones). No creo que los que nos dejen vaya a suponer tal cantidad. Ni a mí ni a la mayor parte de las personas indignadas que están viralizando la campaña.

A nuestro entender, los que más tienen deben pagar más. Pensar diferente o lo contrario, es completamente lícito. Sin embargo, lo que no lo es, es mentir –tal y como se demuestra- para soportar un discurso. Que los del partido azul o los adláteres de la radio de los obispos quieran que se elimine el impuesto, es lo más lógico del mundo, porque a ellos sí que les afecta.

De la misma manera que le afecta a la mayoría del resto de la sociedad andaluza, pero en sentido opuesto, ya que esos son ingresos que pueden destinarse a la educación, la sanidad o, incluso, a pagar sobresueldos a políticos o ERES fraudulentos (aunque, esperemos, que en menor medida. Porque de robar también se sale).

¿Y por qué este post? Porque, visto lo visto, por la investigación, el ferrocarril o la cultura, no, pero, si se lo proponen salimos todos en manada a reivindicar que se vuelva a restaurar el derecho de pernada.

Imagen destacada: Rober

Deja un comentario. El diccionario no tiene culpa de nada.

Síguenos

Recibe cada nuevo artículo en tu bandeja de entrada.

Únete a otros seguidores: